Distribucion Hielo Madrid : El proceso de traslado clave en la calidad.


Cuando tomas tu copa favorita en tu local preferido, siempre está acompañada del hielo. Da igual si se trata de una bebida refrescante, un cubata de los de toda la vida, un licor que toma su frío del hielo o un complejo combinado de los que tenemos hoy a nuestra disposición. El hielo es vital en las sensaciones que te aportará esa bebida.

La composición de este es lo que permite que no se desvirtúe el espíritu de la bebida a disfrutar. La calidad del agua, la temperatura en la que se ha fabricado el hielo… Y el proceso de traslado desde la fábrica hasta el lugar donde se va a consumir.

El proceso de traslado debe mantener la cadena de frío, que es la clave de la calidad

Cuando el hielo, da igual cual sea el tipo al que nos refiramos, ha de mantenerse siempre en unas condiciones de temperatura muy específicas, que mantengan la integridad del mismo. Para conseguirlo, se ha de contar con una flota de vehículos especialmente preparados no solo para llevar el hielo sin que cambien sus características, sino que se mantenga la temperatura para mantenerlo sin cambios.

La cadena del frío se ha de mantener continuamente, porque si se rompe aunque sea unos minutos, puede llevar a que se alteren las propiedades del hielo y el resultado al ponerlo en esa copa no sea el esperado.

Los profesionales que transportan el hielo hasta el cliente, saben perfectamente como efectuar el proceso de distribucion hielo Madrid sin que se interrumpa la cadena del frío. Y eso incluye el momento de la entrega, en el que se ha de sacar el hielo del camión de reparto y llevarlo hasta las cámaras del cliente.

Esto se realiza de manera rápida y práctica, evitando que el hielo experimente una temperatura mayor de la que es capaz de soportar y se pierdan algunas de sus características. Lo importante es que el hielo cumpla con su cometido, que no es otro que refrescar la bebida que elijas, pero siempre manteniendo la esencia de lo que estás tomando.