Hielo Madrid: Conservación recomendada


El frio es un excelente conservante, por lo que este método se viene utilizando desde la prehistoria, cuando los alimentos provenientes de la caza y pesca eran conservados con hielo y nieve. Actualmente seguimos utilizando ese principio básico con la diferencia de que el hielo se puede encontrar de diferentes formas y tamaños para aprovechar todas las ventajas que ofrece.

En ArteHielo somos especialistas en hielo Madrid, hielo de máxima calidad, hecho con agua del Canal de Isabel, tratado con Osmosis y con garantía de ser productos sin ningún rastro de olor o sabor. Además ofrecen diferentes tipos de hielo, específico para diferentes usos, algunos para bebidas y otros especialmente recomendados para la conservación de alimentos.
Tipos de hielo especiales para la conservación:

Hielo en escama: su forma fina, delgada e irregular que simula escamas o vidrios partidos, es perfecta cuando se quiere enfriar un producto rápidamente. Esta presentación permite un enfriado parejo y eficaz, especial para proteger productos que necesitan siempre estar dentro de una cadena de frio.

Hielo en barra: para enfriar alimentos o diferentes productos de forma rápida y prolongada, sin importar no que se cuente con un contenedor adecuado para conservar el frio. Las barras de hielo se conservan por un largo tiempo sin utilizar cámaras frigoríficas.

La clave para conservar los alimentos es no romper su cadena de frio, en especial carnes y pescados, ya que su manipulación es muy delicada, por eso este tipo de hielo son ideales ya que proveen un rápido, eficaz y prolongado enfriamiento, protegiendo así los productos.

El frio es la forma más recomendada de conservación, con ella se detiene la proliferación de bacterias en los alimentos, prolongando en algunos casos por meses el tiempo de vida de un producto, sin necesidad de recurrir a sustancias químicas.
La clave de la conservación por congelación es hacerlo de forma rápida, para esto el hielo en escamas es ideal, los alimentos deben alcanzar rápidamente los ? 3°C para prevenir la propagación de bacterias y luego de eso debe mantenerse en una temperatura de -18°C, la cual es considerada la temperatura óptima para conservación.

Sea en tu hogar, en un restaurante, catering para eventos, entre otros lugares donde se manipulen alimentos crudos, la conservación más idónea es por frio y con el hielo Madrid se tiene una excelente alternativa de productos de calidad que te pueden ayudar.