Hielo Madrid: consumo recomendado para los diferentes sectores


Un sinfín de sectores precisan de manera constante de hielo y, en nuestro país, este goza de un inestimable auge. Tanto es así que países vecinos como Francia requieren cada vez más los servicios nacionales. Así, Aterhielo en Madrid suele trabajar con empresas del sector hotelero y restaurador, fundamentalmente. Conscientes, por tanto, de la gran responsabilidad que supone ofrecer un hielo de calidad hoy día, la compañía cuenta con una sección concreta dedicada a la investigación y conservación siempre atenta a las últimas innovaciones en el mercado. Además, se ha de considerar que muchas gasolinas e incluso hogares solicitan de manera constante estos servicios.

Pero, si hay una época del año donde la necesidad real de hielo exista, es sin lugar a dudas la del verano. Especialmente en lugares costeros la demanda alcanza cotas realmente altas. Aunque este hecho no solo se circunscribe a las terrazas, sino también a diferentes comercios donde se venden bolsas de hielo destinadas a campamentos. En cuanto a los bares y pubs, los hielos son todo un clásico en la mayoría de bebidas frías y cócteles que se sirven. Además, se ha de tener en cuenta que este tipo de hielo es, asimismo, compacto, para aguantar mejor las temperaturas.

En cuanto al artículo fabricado con Hielo Madrid se utiliza el agua madrileña del Canal de Isabel II tratada con posterioridad por ósmosis. De esta manera se consigue un producto sin olor ni sabor de modo que no interfiere en ningún momento en el líquido que se consume. Aparte, directamente relacionado con la estética, el hielo se presenta en muy variadas formas: cubitos, escamas, mojitos o pilés y barras. Con el fin de afinar el resultado para cada tipo de cliente en concreto, el equipo de I + D ha desarrollado un producto específico para hostelería, especialmente pensado para cócteles
Artehielo Madrid, por su parte, destaca en gran medida por su eficacia, su calidad y su estricta puntualidad. Otra de las claves de su éxito estriba en su departamento de distribución. La empresa se compone de una gran flota de vehículos con diferente carga y capaz de desplazarse a cualquier parte de la Península. Además, se sirve en todos los días del año. La cadena de frío se conserva a la perfección. Con respecto a sus instalaciones, estas cumplen todos los requisitos legales y ambientales. Por último, el personal se encuentra completamente formado y posee amplia experiencia.